25-06-2020 -

“La botella de vodka era mi mejor amiga”

“La botella de vodka era mi mejor amiga”

Hace unos días fue noticia por declarar que no fue mejor que Cristiano Ronaldo y Messi porque no tuvo ganas. Wesley Sneijder, ya retirado de la actividad, continuó con sus picantes confesiones.

Nadie duda del talento futbolístico de Wesley Sneijder, uno de los pilares del Inter de Mourinho que ganó la Champions League y de la selección de Holanda que llegó a la final del Mundial de Sudáfrica 2010. Incluso él cree que pudo ser mejor que Messi o Cristiano. Pero su etapa en el Real Madrid no fue nada buena, no destacó en absoluto, y en su biografía que se publica este viernes hay algunas explicaciones al respecto.

El ex futbolista holandés reconoció en su libro –escrito por Kees Jansma– que tuvo problemas con el alcohol durante su paso por el club blanco y admite que su actitud “fue indigna” de lo que representa jugar en un equipo de esa talla.

“Era joven y apreciaba el éxito y la atención. Pero algo debe haber salido mal allí. No había drogas, pero sí alcohol y rock and roll. Me acostumbré a vivir como una estrella. Eres adorado como jugador del Real Madrid. Todo lo que comes está cubierto con la capa de amor. Ibas por la calle, gastaba miles de euros y pagaba cosas a la gente. No puedo decir que me privara de nada. Jugué bien, pero dijeron que podría haberlo hecho aún mejor”, dice un fragmento publicado como adelanto en el medio holandés Voetbal International.

Sneijder, quien ahora tiene 36 años y colgó las botas el año pasado, afirma que ese ritmo de vida afectó su rendimiento aunque él no lo notara: “No me di cuenta de que la botella de vodka se había convertido en el mi mejor amiga. Físicamente, ni siquiera me di cuenta. Al día siguiente me despertaba como si nada hubiera pasado. Seguí jugando, pero cada vez peor y claramente menos concentrado. Mi actitud no era digna del Real Madrid. Me mentía a mí mismo diciendo que todo iba bien y me aferré a mi inteligencia futbolística. Me hundí físicamente. Corría menos, lo escondí mucho con mi técnica. También pensé que nadie lo notaría”.

Sus compañeros holandeses en el equipo blanco, Arjen Robben y Ruud van Nistelrooy, intentaron advertirle sobre su comportamiento pero él no les hizo caso. Sneijder se habituó a gastar miles de euros en sus salidas e invitar a desconocidos. “No puedo decir que me resistiera lo suficiente. Iba siempre con algún otro jugador, normalmente con Guti”, aseguró.

Su llegada al Real Madrid en agosto de 2007 sin dudas que significó un salto abismal en su carrera, que había comenzado en el Ajax. Incluso la negociación fue un poco turbulenta pero, tras llegar a un acuerdo entre ambos clubes, Sneijder se encontró en una realidad muy distinta.

“Entré en la pelea y decidí no jugar el partido de la Supercopa Ajax-PSV. Había pasado toda mi juventud en Ajax, y después de eso jugué para Ajax en la Eredivisie durante años. El club me había dado mucho, pero yo también le había dado mucho. Luego Predrag Mijatović me informó en Schiphol, era el director de fútbol, enviado del presidente Calderón. Søren y yo con él en el aeropuerto. Sacó un papel de su bolsillo interior. Todavía puedo verlo haciendo ese gesto. Lo desdobló y lo vi de inmediato: tres millones netos por temporada. Contrato de cinco temporadas. En el Ajax ganaba un millón. Bruto. La transferencia entre Ajax y Madrid se cerró en 27 millones de euros”, cuenta en su biografía.

Finalmente ese contrato de cinco temporadas no se cumplió, Wesley Sneijder fue transferido del Real Madrid al Inter dos años después por unos 16 millones. Fue en Italia donde finalmente encontró su mejor versión y desplegó aquel talento que no pudo mostrar en España.










 

No hay encuestas disponibles.